Se plantea la creación de la Unidad de Excelencia “Ciencia en la Alhambra” que pretende ser referente a nivel nacional e internacional de investigación científica que impulse los espacios de interacción y colaboración reales entre distintas disciplinas y áreas de conocimiento de Humanidades, Ciencias e Ingenierías, sobre el Conjunto Monumental Alhambra y Generalife (Granada, España) patrimonio de la humanidad.

Bajo el liderazgo de la Universidad de Granada, con la participación de la Escuela de Estudios Árabes (CSIC), y con la colaboración del Patronato de la Alhambra y Generalife (PAG), el reto es articular y abordar desde una visión holística los estudios sobre la ciudad palatina de la Alhambra, y su entorno. Al ser el único espacio monumental de estas características conservado en Europa, ofrece una oportunidad sin par para afrontar su estudio desde una perspectiva multidisciplinar y transversal.

La Alhambra, en su origen un centro medieval de poder, encajable en la definición de ciudad palatina islámica, yuxtapuesta y poderosa, es en la actualidad un monumento vivo, musealizado en todos sus elementos. Puede considerarse un ente de consumo de primera magnitud. En este sentido es necesario considerar la realidad actual del conjunto monumental, facilitando su sostenibilidad, permitiendo su auto-regeneración y trabajando para que lo ofrecido sea de máxima calidad, tanto en materia de conocimiento generado como de consumo turístico. Así, es interesante estudiar La Alhambra  y Generalife a partir de una perspectiva general de la gestión de monumentos, que lo situará rápidamente no como un objeto único, sino como un caso emblemático de una cuestión mucho más abierta y aplicable a muchísimos otros lugares patrimonio de la humanidad, nacionales e internacionales y sobre los que urge reflexionar, liderando, en cierto modo, una reflexión que si no hacemos nosotros harán otros, y dando lugar a un feedback inmediato a nivel internacional.

No obstante, La Alhambra está sobredimensionada como objeto de consumo turístico de masas, e infradotada en relación al conocimiento que genera, lo que acarrea problemas de gestión. Su futuro sólo se garantiza fomentando, protegiendo y articulando conocimiento de calidad que facilite su sostenibilidad y gestión, conjugando explotación y conservación. En este sentido, las condiciones de ese conjunto monumental le permiten convertirse en un laboratorio para ensayar modelos y protocolos de colaboración interdisciplinar, a partir, por ejemplo, de su dimensión material y de su historia.

La misión de esta Unidad de Excelencia será promover esfuerzos de integración, conformando equipos de investigación competitivos, dando prioridad a la transferencia y difusión del conocimiento generado, de forma efectiva y atractiva, no sólo a los especialistas de los diversos campos de investigación, sino también al conjunto de la sociedad.